sábado, 28 de junio de 2014

Nuestra Señora del Rocío



Anónimo, s.XIII
Pontificia, Real e Ilustre Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte
Almonte (Huelva)


Venerada imagen de la virgen María, cuya devoción se ha extendido por toda España y el orbe católico. El nacimiento de esta advocación habla de un cazador llamado Gregorio Medina que encontró en el siglo XV la imagen cobijada en un árbol, donde habría sido escondida la imagen tras la invasión de los musulmanes. En cambio, existen referencias documentales que pudieran datar una primitiva ermita en el siglo XIII, tras la conquista de la taifa de Niebla por el rey Alfonso X en 1262. En el siglo XIV ya son numerosas las referencias a la ermita de Nuestra Señora de las Rocinas, nombre que se le da al paraje y que pudo sustituir una primera advocación de la Virgen bajo el título de los Remedios. Incluso se tiene constancia en 1388 de una cofradía de monteros (cazadores) que se funda bajo el título de Nuestra Señora de las Rocinas en la villa de Mures, actual Villamanrique de la Condesa. La advocación actual nace como derivación del primitivo título, teniendo su primera referencia en 1653, y estableciéndose definitivamente con las primitivas reglas de la hermandad en 1758, cuando se traslada su fiesta desde septiembre a la solemnidad de Pentecostés, con fuertes referencias teológicas al rocío del Espíritu Santo. La imagen se data en el siglo XIII, presentándose actualmente revestida con ropajes a la moda de las grandes damas de la corte de los Austrias, cambio que parece producirse entre los siglos XVI y XVII. Los atributos que presenta la relacionan con la descripción del Apocalipsis de San Juan: una mujer vestida de sol y con la luna a sus pies, efecto que reproduce la ráfaga, corona, cetro y la media luna. Nuestra Señora del Rocío fue coronada canónicamente el 8 de junio de 1919 por el cardenal Almaraz, arzobispo de Sevilla. La imagen preside su ermita, declarada Santuario Internacional, estando entronizada en un retablo de nueva factura terminado en 2006. Aunque su fiesta principal se celebra cada Domingo de Pentecostés en la aldea, cada siete años los almonteños trasladan a la Virgen a su pueblo, recordando así las antiguas rogativas. Para la ocasión, la Virgen es ataviada con sus ropas de pastora y portada sencillamente en unas andas, es trasladada hasta Almonte donde recibe culto durante unos meses. La última vez que esto sucedió fue en el año 2012.

Diversas instituciones se han ocupado a lo largo de la historia del culto y veneración de Nuestra Señora del Rocío. Un hito importante es la fundación en 1587 de una memoria por parte de Baltasar Tercero, que conllevará el nombramiento de un capellán que atenderá el culto de la ermita. De esta fundación, convertida con el paso del tiempo en la Obra Pía de Nuestra Señora del Rocío, serán patronos los cabildos eclesiásticos y civiles de Almonte, a cuyo término municipal y parroquial pertenece el paraje de las Rocinas, comprado por el concejo de la villa en 1582. Desconocemos cuándo comienza a existir la hermandad de Almonte, aunque se supone su existencia desde tiempos remotos, y de forma inequívoca desde 1653, año en el que es declarada oficialmente patrona de Almonte,y en cuyo voto aparece citada la hermandad. A todas estas instituciones se le suma en el siglo XVI una comunidad de frailes mínimos, que atienden también la ermita. En 1758 se aprueban las reglas de la cofradía, reorganización que se produce como reacción a la dejadez del concejo en la reconstrucción de la ermita tras el terremoto de Lisboa de 1755. Este conglomerado de instituciones generará derechos, obligaciones y conflictos que se irán adaptando a las difíciles situaciones que vivirá la sociedad española a finales del siglo XVIII y XIX. La Hermandad Matriz irá ganando protagonismo con la desaparición de la Obra Pía y la retirada del Ayuntamiento de Almonte de los aspectos más religiosos, así como la cesión de la parroquia en diversos aspectos de culto, aunque de vez en cuando se generarán conflictos entre unos y otros. Importante es destacar en el fenómeno rociero la larga lista de hermandades filiales, que a día de hoy llegan a 114, siendo las más antiguas Villamanrique de la Condesa, Pilas, la Palma del Condado y Moguer, de la provincia de Huelva; Sanlúcar de Barrameda de Cádiz y Triana de Sevilla, esta última fundada en 1813.


Bibliografía:

Web oficial de la Hermandad Matriz de Almonte (aquí)

Web oficial de la Hermandad de Villamanrique de la Condesa (aquí)




Otras entradas:

Nuestra Señora del Rocío, de la hermandad filial de Sevilla (aquí)

miércoles, 25 de junio de 2014

Cristo Yacente




Anónimo, s.XVII
Ilustre Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de las Angustias 
Valladolid 




Imagen de Jesús Yacente que se venera en el interior de una urna. Desde muy antiguo, la cofradía de las Angustias desfilaba en su procesión del Viernes Santo con un Sepulcro, tal y como recogen las primitivas reglas de 1569. En la planta procesional de 1619 se habla de un Cristo Yacente portado por cuatro clérigos vestidos con sobrepelliz y velos negros, aunque el profesor Burrieza descarta que fuera esta imagen la primitiva que alumbró la cofradía. Posteriormente, la cofradía encargó un paso de misterio que recibió el apodo de Los durmientes (por los soldados que custodiaban el sepulcro), y que tallaron José y Alonso de Rozas, pero se mantuvieron independientes los pasos, constando en las plantas procesionales tanto el Sepulcro como el paso grande del Entierro. Actualmente continúa desfilando en la madrugada del Viernes Santo en la procesión de Regla de las Angustias, recibiendo culto en una de las capillas de la iglesia penitencial.  

Se tiene constancia de la existencia de la cofradía desde 1536, aunque no se aprueban sus primeras reglas hasta 1569. Será en 1608 cuando finalice la construcción de su propio templo, aunque la capilla donde se venera a Nuestra Señora de las Angustias no se finalizó hasta 1710, luciendo su actual diseño neoclásico con la reforma del camarín de finales del s.XVIII. Además de la talla titular, la cofradía rinde devoción al llamado Cristo de los Carboneros, un Cristo Yacente y alumbra en su procesión de regla al grupo de San Juan y la Magdalena con los Ladrones, antigua composición de la Sexta Angustia. La cofradía participa en varias procesiones durante la Semana Santa: el Martes Santo en la Procesión del Encuentro, portando a hombros su imagen titular; en la madrugada del Viernes Santo con su desfile de Regla, en la cual participa con todos sus pasos; en la Procesión General y tras esta última, la procesión de la Soledad, en ambas con Nuestra Señora de las Angustias. Los cofrades visten túnica de terciopelo azul oscuro con bocamangas de encaje blanco, capirote del mismo color y tejido, con cruz roja sobre el pecho y cíngulo de color rojo. La cofradía celebra una fiesta de gloria en honor de Nuestra Señora de la Encarnación, también venerada en su capilla penitencial.


Bibliografía:

Ficha completa del paso Los durmientes. Web del Museo Nacional de Escultura (aquí)


Cinco siglos de cofradías y procesiones. Historia de la Semana Santa en Valladolid. Javier Burrieza Sánchez. 2004.


Otras entradas:

La Semana Santa de Valladolid en el s.XVII (aquí)

Cristo de los Carboneros (aquí)
La Sexta Angustia (aquí)
Nuestra Señora de las Angustias (aquí)

lunes, 16 de junio de 2014

Cristo de la Humildad y Paciencia



Anónimo, s.XVII
Antigua, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental Esclavitud de Nuestra Señora de la Encarnación y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Cena, Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora del Subterráneo
Sevilla


Imagen del Señor que lo representa orando en el momento previo de su crucifixión. Participó en la estación de penitencia de la hermandad durante siglos, formando parte de un misterio que se completaba con varios sayones preparando la cruz, y de los cuales se tiene constancia en 1912, cuando se reorganiza la corporación y solicita de la hermandad de la Estrella la devolución de los mismos para su paso de misterio. Con la pérdida en 1937 del paso por un incendio, dejó de desfilar hasta su recuperación en 1974. La imagen siempre despertó mucha devoción en el pueblo sevillano, presidiendo rogativas por diversos motivos, como por ejemplo, en 1800 por una epidemia o en 1894 por el exceso de lluvia; o participando en el Santo Entierro Magno en diversos años (1850, 1854). La imagen desfila sobre un trono de madera de Guinea tallado por Guzmán Bejarano en 1974. Se venera en un retablo del crucero de la iglesia de los Terceros.

La actual hermandad es el resultado de varias fusiones a lo largo de los últimos siglos: la del Cristo Humillado, fundado en el hospital de San Lázaro en el siglo XVI; la de Nuestra Señora del Subterráneo, de la iglesia de San Nicolás; la de la Sagrada Cena, fundada en el templo de Omnium Sanctorum en 1580; y la Esclavitud de Nuestra Señora de la Encarnación, de 1617. En el convento de San Basilio, donde labraron capilla propia, se fusionaron en 1621 las tres primeras, radicando en este templo hasta el siglo XIX. En esta centuria tuvieran que marchar en varias ocasiones con motivo de la dominación francesa, trasladándose a San Gil en 1810 y volviendo en 1814; por amenaza de ruina en 1845 a la iglesia de Belén (retornando en 1849), o definitivamente por el cierre del templo por el Estado en 1868, trasladándose a la parroquia de San Vicente, y en 1880 a la parroquia de Omnium Sanctorum. En 1948 la hermandad incorporó a su Protestación de Fe la firme creencia en la realeza de María. Con la corporación de gloria se fusionó la hermandad en 1997, establecida ya su sede canónica en la iglesia de los Terceros desde 1973. Así también honra a Nuestra Señora de la Encarnación con diversos cultos, entre los que destaca la procesión en octubre por las calles de la feligresía. Actualmente realiza estación de penitencia el Domingo de Ramos con sus tres pasos: la Cena, Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora del Subterráneo, vistiendo sus nazarenos hábito y antifaz blanco.


Bibliografía:

Compendio de las cofradías de Sevilla. Jesús Luengo Mena. 2007.

Glorias religiosas de Sevilla. José Bermejo y Carballo. 1882.

La Semana Santa de Sevilla en el siglo XIX. Rafael Jiménez Sampedro. 2013.

El Cristo de la Humildad y Paciencia en el LX aniversario de su salida procesional el Domingo de Ramos. Juan Palacios Ávila. Boletín de las Cofradías de Sevilla. Especial Semana Santa 2014.





Otras entradas:

Nuestra Señora del Subterráneo (aquí)

13 - 04 - 2014 SEMANA SANTA 2014: La Cena (aquí)

miércoles, 11 de junio de 2014

REPORTAJE: Procesión extraordinaria de "La Escalera"




7 de junio de 2014

Hermandad del Descendimiento "La Escalera"

Medina de Rioseco (Valladolid)



Con motivo del 350 aniversario de la hechura del paso, la hermandad celebró 
un solemne pontifical y procesión extraordinaria hasta la iglesia de la Santa Cruz, donde 
se guarda la Virgen de la Soledad, advocación de la primitiva titular de la extinguida 
cofradía penitencial de la Quinta Angustia, hermandad que encargó el paso.



















El descendimiento (aquí)

domingo, 8 de junio de 2014

REPORTAJE: Besamanos de la Virgen de la Concha




6 y 7 de junio de 2014

Cofradía de Nuestra Señora de San Antolín o de la Concha

Zamora










El 6 de junio se expuso la reliquia de santa Bonifacia


Virgen de la Concha (aquí)

sábado, 7 de junio de 2014

REPORTAJE: Procesión extraordinaria de la Macarena




31 de mayo de 2014

Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestra Señora del Santo Rosario, Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de la Esperanza Macarena

Sevilla



Con motivo del 50 aniversario de la coronación canónica de la Esperanza Macarena, la hermandad dispuso una serie de cultos en conmemoración de la efeméride. El triduo en la Catedral tuvo como colofón su traslado a la plaza de España, solemne pontifical y posterior procesión jubilar.



















María Santísima de la Esperanza Macarena (aquí)