sábado, 19 de agosto de 2017

sábado, 12 de agosto de 2017

Nuestra Señora de Covadonga




Cabildo del Real Sitio de Covadonga
Cangas de Onís - Principado de Asturias






Advocación vinculada a la reconquista de la España cristiana y al antiguo reino de Asturias. Según cuentan diversas crónicas, tras la invasión árabe del reino godo y la derrota del año 711, se produce una huida de nobles, clérigos, soldados y gente del común hacia el norte, refugiándose en las montañas de Asturias. En el 713, los musulmanes invaden Asturias, fijando un gobernador en Gijón. Tras diversas anécdotas, en el 718, se reúne un concilium de jerarcas y se proclama a Pelayo primer rey de Asturias, lo que suscita diversas reacciones en el bando musulmán, determinándose eliminar el foco rebelde. En el año 722, se enviaría un ejército para acabar con el recién nacido reino. Pelayo decide acantonarse al fondo de un valle, en el monte Auseva, en la que luego se llamaría Cova-domínica, es decir, cueva de la Señora. Aquí las crónicas relatan cómo el diminuto ejército de Pelayo consigue defenderse de un ejército mucho más numeroso. Ante el peligro de la desaparición del reino cristiano, se suceden todo tipo de milagros atribuidos a la santísima Virgen, que acaban con el ejército invasor y la presencia musulmana en Asturias, lo que permite al nuevo rey establecer su capital en Cangas de Onís.

Al margen de estos inicios, se tiene constancia que en el año 740 existía en Covadonga  un monasterio benedictino dedicado al culto de santa María, fundado por el rey Alfonso I, que luego, en 1383, aparecerá habitado por Canónigos Regulares de San Agustín, bajo dependencia del obispado de Oviedo. En 1635, el rey Felipe IV crea un Cabildo de canónigos seculares, dejando el convento los frailes agustinos, elevando a categoría de colegiata la antigua iglesia del monasterio, construida fuera de la cueva, que todavía conserva vestigios del siglo XI. Hasta el siglo XVIII, se había venerado una imagen posiblemente del siglo XIV, y que se especula fuera parecida a otra imagen venerada en el convento de frailes agustinos de Cillaperlata, en la diócesis de Burgos, con la misma advocación de Covadonga, o de las Batallas. En 1777, un incendio devastó el antiguo santuario, perdiéndose la imagen medieval. Al año siguiente, el cabildo de la catedral de Oviedo, regala una imagen de la Virgen de Covadonga que se veneraba en una capilla de la catedral, datada en el siglo XVI. Sería esta imagen la que se coronara canónicamente el 8 de septiembre de 1918, tras la bula otorgada por Benedicto XV y la celebración de un jubileo especial. Las coronas las realizó los Talleres Granda de Madrid, tallando la inscripción en latín: Santa María de Covadonga, Madre de Dios, ruega por nosotros para que nos hagamos dignos de las promesas de Jesucristo. Con anterioridad a esta efeméride, se construyó la basílica actual, comenzando el desmonte en 1877, en presencia del rey Alfonso XII, y consagrándose el 9 de septiembre de 1901, recibiendo el título basilical de León XIII. Durante la Guerra Civil, la Santa Cueva se cerró, trasladándose la Santina primero a un hotel cercano y luego a Guijón, bajo poder republicano, siendo posteriormente evacuada junto con otras obras de arte a Burdeos, Francia, recalando finalmente en la embajada española de París. Tras la finalización de la guerra, las nuevas autoridades nacionales remitieron la imagen de nuevo a Asturias, recorriendo el principado en unas andas bajo dosel, hasta que el 6 de julio de 1936 volvió a su santuario. Tras la destrucción en 1938 de la capilla existente en la cueva, realizada por Frasinelli en 1874 a modo de camarín para la Virgen; se decide construir una nueva en piedra, diseñada por el arquitecto Luis Menéndez Pidal. En 1951, con motivo del 50 aniversario de la basílica, la Virgen de Covadonga vuelve a recorrer el Principado, hecho que solo volverá a suceder en el año 2001, con motivo del centenario. En 1971 se decide realizar un copia de la imagen original en poliéster, material que soporta mejor las condiciones de humedad y temperatura de la Cueva, y entronizándose en la misma, reservando la original para la capilla de la Casa de Ejercicios. Dos hechos históricos sucederán en el santuario a lo largo de las últimas décadas: la proclamación como Príncipe de Asturias de Felipe de Borbón en 1971 y la visita del papa Juan Pablo II en 1989.


Bibliografía:

¿Qué es Covadonga? Biografía del santuario más antiguo de España. Silverio Cerra Suárez. Gráficas Covadonga. 2008.

Web Oficial del Santuario de Covadonga (aquí)